Redes & Contacto

Hola, que buscás?

EUROPA

Mont Saint-Michel es un imperdible si visitás Francia

Un tesoro arquitectónico y cultural que combina historia, espiritualidad y belleza natural.

Foto: France Tourisme

El Mont Saint-Michel, un impresionante enclave situado en la región de Normandía, Francia, es un destino turístico y histórico de renombre mundial. Este sitio, visitado por millones de personas cada año, es un tesoro arquitectónico y cultural que combina historia, espiritualidad y belleza natural en un escenario único.

En lo más alto de una isla rocosa se encuentra la majestuosa Abadía de Saint-Michel, un monasterio benedictino que data del siglo VIII. Esta estructura de estilo gótico es un punto culminante, tanto por su impactante arquitectura como por su significado religioso e histórico. Sus espacios abovedados, claustros y vistas panorámicas ofrecen una experiencia fascinante para los visitantes.

El pueblo medieval que rodea la abadía es otro atractivo notable. Sus estrechas calles empedradas albergan casas antiguas, tiendas, restaurantes y boutiques que transportan a los visitantes a la atmósfera encantadora de la época medieval. Además, las murallas y fortificaciones que rodean el Mont Saint-Michel ofrecen vistas espectaculares del paisaje circundante y del océano.

La calles internas. Foto: Pablo R. Bedrossian

La bahía que rodea la isla es conocida por sus grandes mareas, lo que permite experimentar una variación dramática en el paisaje durante la marea baja. Las marismas y el juego de las mareas ofrecen la oportunidad de realizar caminatas guiadas por la bahía, una experiencia única para los viajeros.

Una excursión de 14 horas se puede reservar a través de la página France Turisme, por un costo de unos 125 euros por personas, mientras Civitatis ofrece un recorrido privado por 196 dólares. La entrada a la abadía cuesta 11 euros y está abierta hasta las 6 de la tarde. El pueblo se visita de manera gratuita.

El Mont Saint-Michel también tiene una rica historia. Fundado en el siglo VIII como un sitio religioso dedicado al Arcángel San Miguel, se convirtió en un importante destino de peregrinación durante la Edad Media. A lo largo de los siglos, el lugar se ha expandido y desarrollado tanto religiosa como militarmente, funcionando como una fortaleza durante la Guerra de los Cien Años.

En 1979, la UNESCO reconoció el Mont Saint-Michel como Patrimonio de la Humanidad, destacando su valor cultural, histórico y arquitectónico. Desde entonces, se ha convertido en un destino turístico emblemático, atrayendo a viajeros de todo el mundo.

Te puede interesar

Destinos

Una selección de la prestigiosa revista Condé Nast Traveler que destaca una septena de lugares espectaculares, entre ellos el glaciar Perito Moreno.