Redes & Contacto

Hola, que buscás?

Argentina

El bramar de los ciervos, un espectáculo de la naturaleza en La Pampa

Una experiencia inolvidable que se combina con excursiones, avistaje de aves y animales exóticos.

La naturaleza nos embelesa con sus paisajes y sus sonidos que dejan en nosotros experiencias inolvidables como la que se puede vivir en la Reserva Provincial Parque Luro al apreciar el cortejo de hembras, peleas y el bramido de los ciervos colorados que entre marzo y abril están en su tiempo de reproducción. Es el atractivo estacional más llamativo de este rincón de La Pampa.

El parque está ubicado a 295 kilómetros de Bahía Blanca, sobre la Ruta Nacional 35, a la altura del Kilómetro 292, desde donde se toma una carreta de asfalto para acceder a este enorme predio con atractivos estacionales y con una historia que data de principios del siglo pasado.

«Entre marzo y abril, los machos del ciervo colorado dejan la parte boscosa más cerrada y vienen a estas partes abiertas al público. Es un bosque abierto y vienen a formar su harén de hembras. Se pueden ver los cortejos, las peleas por las hembras y escuchar el bramar, es decir, el sonido que producen marcando su lugar», explicó Horacio Riesco, Director de la Reserva en comunicación con Amo Viajar.

Foto: Pochi Abbona

Este espectáculo natural «da lugar a un producto turístico llamado observación de ciervos en brama. Es un recorrido de unos tres kilómetros por el bosque, que salen en dos turnos, un turno a las seis de la tarde, otro turno a las seis de la mañana, con guías especializados y grupos pequeños para respetar la capacidad del lugar por unos senderos que están acondicionados para esto, hasta llegar a un mirador y allí observar todo este movimiento o aún en el camino».

«Esta actividad no solo es verlo, sino es oírlo y también sentir los olores, las hormonas invaden todo, es un olor muy fuerte que nos va rodeando en todo el recorrido. Y también se pueden ver un montón de especies nativas y el cielo, ya que en la visita de la tarde, se sale de día y se vuelve de noche, y ahí tenemos un cielo estrellado espectacular», detalló Riesco.

La observación de ciervos en brama suele comenzar a principios de marzo y terminar la primera quincena de abril: «No hay un cierre oficial, porque es biológica, hormonal. La apertura siempre es alrededor del 8 de marzo y termina alrededor del 8 al 15 de abril. Es fluctuante, por ahí se corta la actividad y bueno, se cancelan los pedidos, hay que adaptarse a esas cuestiones».

Foto: Turismo La Pampa

Este especial lugar de La Pampa estuvo poblado por pueblos originarios, pero su delimitación «surge por el año 1905, cuando el señor Pedro Luro emprende un proyecto comercial de crear el primer coto de caza de Argentina. Introduce a los ciervos y los jabalíes, trayéndolo desde Europa, y construye una mansión señorial, la que hoy llamamos el Castillo», relató el director del lugar.

Tras pasar a otro dueño, en 1965 la Provincia de La Pampa adquiere 7.600 hectáreas y con el tiempo, «con el auge de la conservación y todas estas cuestiones referidas a la conservación de la naturaleza, se crea lo que hoy es la Reserva Provincial Parque Luro».

«A veces uno piensa en La Pampa y se imagina una cosa plana, pero toda la zona central de la Provincia de La Pampa, desde el norte al sur, está surcada por valles transversales, que se les dice así porque van de oeste a este. Y aquí en Parque Luro hay uno, donde en el fondo del valle, debido a la arcilla que tiene el suelo, se forman lagunas temporarias. Y al norte del valle hay una formación medanosa, a lo que se suma un gran bosque de caldén», describió Riesco.

Foto: Reserva Parque Luro

El parque tiene rango de Patrimonio Histórico Nacional y Provincial, por el gran valor de su espacio natural y de las estructuras construidas a principios del siglo XX.

Es un lugar al que se puede ir a pasar uno o varios días en cualquier época del año. Tiene un área de mesas y parrillas, un restaurante, una proveeduría y un sector de cabañas. Riesco comentó que en este momento hay lugar para camping, motorhome y cuenta con cuatro cabañas, pero que próximamente se van a incorporar seis más. Todo esto, así como las excursiones están a cargo la empresa Churrinche, que tiene la concesión. La mejor manera de contactarlos para organizar un viaje es vía Whatsapp (0295 464 69 08), pues la señal telefónica no es muy buena.

Está abierto todo el año de martes a domingo. Los horarios varían con la estación, en otoño, por ejemplo es de 9 a 18. Tiene una capacidad de 500 personas, por eso Riesco recomienda llegar temprano en la mañana, pues no se toman reservas. El ingreso general es de 400 pesos con una bonificación a 200 pesos para los residentes pampeanos y después, por ejemplo, la comercialización del evento de ciervos en brama tiene un costo de 1.500 pesos.

La Reserva Provincial Parque Luro es un espacio para disfrutar de la naturaleza y también entrar en contacto con la historia. Destaca la edificación conocida como El Castillo y todas las instalaciones que lo rodean. «Era la gran mansión del señor Luro, que ahora están en refacciones. Tenemos una piscina, una sala donde estaba el grupo electrógeno, lo que fue el antiguo gasómetro, luego la usina y hoy es un museo. Un tambo, comprado en Europa también, de principios de siglo XX, una estructura para almacenar agua en una elevación natural, que es el tanque del millón, porque tenía una capacidad de un millón de litros», comentó el director.

Cuenta además con una colección de 10 carruajes que pertenecieron al primer y también un sendero de pueblos originarios. Riesco detalló que tras abonar la entrada «lo ideal es ingresar al centro de interpretación, que es donde están los guías. Hay una galería con fotos y textos que nos van introduciendo en lo que es el parque. Luego hay un video que va profundizando en la información y después lo ideal es salir al campo, tanto a ver lo que es la parte histórica o la parte natural».

Foto: Turismo La Pampa

El centro de interpretación cuenta con la información de los senderos y las distintas actividades, algunas fijas y otras circunstanciales como las de astroturismo, caminatas nocturnas, caminatas de observación de aves, caminatas de interpretación natural.

La reserva es particularmente especial para los amantes de la observación de aves, pues explica Rescio que «hay más de 180 especies de aves a lo largo del año. Durante el verano tenemos visitas de aves migratorias que vienen desde toda Sudamérica y del norte de América, como los chorlitos. Y en invierno tenemos la visita de algunas especies patagónicas, como las remolineras».

También hay la chance de ver animales exóticos como el propio ciervo y el jabalí, así como guanacos, que se están reintroduciendo, felinos como el puma, gato montés, gato del pajonal, que si bien son difíciles de ver, dejan huellas en los senderos.

Advertisement
Advertisement

Te puede interesar

Amo Viajar

Naturaleza, historia y tradición, se mezclan para ofrecer un recorrido único en el país.